12 de Octubre: Día de la Hispanidad y de la Virgen del Pilar

3

He querido aprovechar la festividad de este día para alejarme del jolgorio de mi ciudad y disfrutar de la tranquilidad y de la soledad de la comarca de los “Monegros” y de la “Hoya de Huesca“.
El primer objetivo fue muy temprano y al final no se consiguió, y fue el encontrar un macho de Calamón (Porphyrio porphyrio) en la Laguna de Sariñena.

2

 

La mañana era perfecta, con una buena iluminación y tranquila, sin nadie mas en el observatorio que inconscientemente pudiera espantar alguno de los visitantes. Aunque eso no importo, ya que solamente apareció

una cría hembra de Gallinula chloropus
(Polla de agua)

1

Bueno, aunque no conseguí mi objetivo, pude disfrutar de unas horas observando otro tipos de aves con los prismáticos. Que es muy interesante para ir aprendiendo sus comportamientos y sobre todos sus sonidos para poder identificarlas de oído antes de verlas y estar al acecho.

Por suerte el año pasado pude hacerle unas cuantas fotografías:

Calamon

  Retorné el viaje y pare en las cercanías de un pueblo llamado Piracés, llamado por un cartel en fondo morado en el que ponía “Árboles como arqueología“.

En apenas un par de kilómetros otro cartel me invitaba a salirme de la carretera y ascender por un camino hasta la Ermita de Nuestra Señora de la Corona.

4

  Este edificio del siglo XII (ampliado en siglos posteriores), tiene la estructura habitual de estos edificios en el entorno oscense: Planta rectangular y arcos apuntados sustentando la cubierta.

Desde su entorno se ve un paisaje quebrado de grandes piedras que caen por las laderas del cerro.

Es una lastima que este tan reconstruida, por que apenas puede percibirse lo que fue hace siglos, pero si la rodeamos y observamos un poco podemos ver algún detalle de la época. Exactamente del año 1205

6

Paseando por el cerro por un camino que hay entre los pinares llegamos a un barranco, y casi al borde de este encontramos la obra “Árboles como arqueología” del escultor Fernando Casas (Gondomar: Pontevedra 1946)

5

La obra esta compuesta de ocho monolitos de granito negro y de dos olivos centenarios.

  El propio autor justifica de esta manera:

La elección del emplazamiento no podía ser otra que el desierto de Monegros, donde la naturaleza ha perdido la memoria de su bosque”

Esto se debe a que antiguamente el lugar era un enorme sabinar (de ahí los monolitos de granito negro. Negro como el color de las sabinas) que poco a poco fue desapareciendo por la mano del hombre, el viento y la arenisca.

Rumbo de nuevo, esta vez al Embalse de la Sotonera por la tranquila carretera de Alcalá de Gurrea. Daba gusto verlo, casi parecía estar viendo el mar en vez de un pantano cuando te ponías a nivel del agua.

8

Aparte de las vistas, también la naturaleza dejaba ver sus casi geométricas formas.

7

El Embalse de la Sotonera esta situado en las inmediaciones de la Colonia de Tormos, recoge las aguas del río Astón, rio Sotón, alberca de Alboré y, debido a su construcción en derivación del Embalse de Ardisa, llegan también las aguas del río Gállego, que aporta aproximadamente el 86% del volumen con que cuenta este pantano. Este último río, uno de los más importantes del Alto Aragón, nace en la zona de Axil, en pleno Pirineo, y es regulado en varios de sus tramos debido a su gran caudal.

9

El Embalse de la Sotonera es el origen del Canal de Monegros, uno de los cauces básicos y más importantes del sistema de Riego del Alto Aragón.

Convertido en Zona de interés por su fauna (aves acuáticas, galápagos, moluscos bivalvos, etc), tanto las aves acuáticas del embalse como la zona de la Alberca de Alboré, están catalogados de importancia internacional en el catalogo de la SEO (Sociedad Española de Ornitología) desde 1987, mientras que el embalse esta clasificado de importancia nacional por la Diputación General de Aragón.

A

Y retornando el viaje esta vez a mi ultimo destino: La Presa de Ardisa y sus cercanías. Construida el año 1932, desde donde se desvían las aguas del Río Gállego al Embalse de la Sotonera.

C

A esta misma Presa vendrá a terminar el Canal de las Bardenas, cuando pueda finalizarse su proyecto: Recibiendo en este río Gállego, después de recorrer 132 Km, las aguas del Aragón.

F

Pese a ser inaugurada en 1932, fueron en 1934 cuando se pusieron en funcionameinto las “Alzas automaticas”.

Realizadas por “Maquinista y fundiciones del Ebro“. A continuación se puede ver la zona de desembalse del río Gallego.

E

Casi sin alejarnos de la zona y cogiendo un pequeño camino a la izquierda en la carretera de Puendeluna, podemos acercarnos a los alrededores del Castillo de la Ballesta.

Es habitual el hecho de que los castillos de época románica se hallen en cotas elevadas tanto para tener control visual de amplio territorio como para ser más fácilmente defendibles. Esas indiscutibles ventajas conllevan sin embargo algunos inconvenientes no despreciables. Primero el propio hecho de edificar en sitios enriscados y poco accesibles y por supuesto el problema del abastecimiento de la fortaleza, en especial en lo referente al agua.

Hay en Aragón dos castillos que escapan a la norma y se ubican en el llano, junto a cauces fluviales. Uno es el de Obano, próximo a Luna y próximo al río Arba de Biel.

El segundo de ellos es el Castillo de la Ballesta, al sur de Ardisa y sobre la orilla derecha del río Gállego.

D

El origen de esta fortificación hay que retrotraerlo a época del rey Sancho Ramírez. Hacia 1083 se edificó por orden suya. Posiblemente el arranque de la torre corresponda a ese momento si bien en el devenir del tiempo se debió de rehacer puesto que la zona alta que asoma por entre las edificaciones añadidas muestra estilo y marcas de cantería de un momento ya avanzado, probablemente de la primera mitad del XIII.

G

 

Haciendo referencia a la fortificación inicial situada en este punto, se cita a Fortun Dat como su tenente en tiempos de Pedro I (1102). Más adelante en 1262, Jaime I creó la Baronía de Ayerbe para su hijo natural Pedro, cediéndole asimismo la propiedad del castillo. En el siglo XIV era propiedad de don Lope de Gurrea y Elfa Ortiz quien lo cede en testamento en 1347 a su hijo don García Ortiz.

En 1461 es adquirido por don Gabriel Sánchez, secretario de Fernando el Católico quien lo cede en dote a doña Aldonza Sánchez -su hija- al casar con Miguel de Gurrea y Cerdán. Más tarde lo heredará el hijo de ambos don Francisco de Gurrea Sánchez, gobernador del reino de Aragón y lugarteniente de Carlos V, quien casó con doña Leonor de Castro-Pinós. Fue doña Leonor quien ordenó levantar la casa-palacio al modo en que hoy la hallamos.

Como dato curioso, el Castillo de la Ballesta, de propiedad particular, se ofrece a la venta a través de internet  junto con una hectárea de terreno por un precio de 1.918.000 euros.

Share

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies